Tu casa siempre limpia y perfecta

¿Cómo conseguir que nuestra casa esté siempre bonita y bien ordenada?

Una buena planificación es clave para lograrlo. Organiza tu semana con una agenda para dedicar cada día a un espacio de la casa.

En L’Estil a Mida te recomendamos empezar el lunes con el cuarto de baño y dejarlo así impecable para comenzar la semana de la mejor forma posible. Lo ideal es empezar con todas esas tareas que más nos molestan para tacharlas de nuestra lista de cosas pendientes lo antes posible.

Los martes puedes organizar la cocina que es otro de los espacios que más esfuerzo de limpieza y mantenimiento implican. No obstante, siempre podemos adaptar esta agenda a nuestras propias necesidades. Lo importante es tener claro que: ¡cuanto antes, mejor!

Conforme avanza la semana empezamos a notar el cansancio acumulado, por lo que una buena idea puede ser destinar los espacios más fáciles de limpiar para los últimos días de la semana. Así tendrás estos ambientes, como por ejemplo el salón y el comedor, totalmente preparados para recibir visitas el fin de semana.

Cada cuánto debemos limpiar

Está claro que algunos espacios se ensucian más que otros. Este es el caso de la cocina y del cuarto de baño, frente al dormitorio, el pasillo y el salón. Por ello, otra pregunta que debemos plantearnos es cada cuánto debemos limpiar cada espacio de la casa.

Lo ideal es realizar un mantenimiento frecuente de todos esos espacios, muebles y superficies que más se ensucian a diario. Por ejemplo, el mueble del baño, los fogones y la encimera de la cocina.

Sin embargo, todos esos rincones olvidados como los zócalos, las jambas de las puertas, las baldas superiores, el alfeizar de las ventanas o los radiadores no sufren tanto la rutina del día a día. Por lo tanto, podemos limpiar estas superficies cada 15 días.

Involucra a toda la familia. No dejes que nadie se escaquee. La limpieza y el mantemiento de la casa es cosa de todos, tanto si vivimos en pareja como si lo hacemos en familia, con amigos o con compañeros de piso.

De hecho, cuantas más personas participen, menos esfuerzo para todos. En este sentido, conviene organizar un calendario de tareas y de limpieza para asegurarnos así la máxima eficiencia posible.

No te olvides de quitar el polvo también del techo, que acumula suciedad, al igual que las paredes e incluso los interruptores. Y acuérdate de limpiar siempre de arriba hacia abajo, de esta forma evitarás ensuciar lo que ya has limpiado.

¿Nos hemos olvidado de algún detalle importante?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*